¿Qué es la economía YOLO?

¿Qué es la economía YOLO?

Los efectos de la Covid-19 están siendo particularmente profundos en los países más afectados por la pandemia y en aquellos que dependen en gran medida del comercio internacional, el turismo, las exportaciones de productos básicos y el financiamiento externo.

¿Has escuchado la frase “Toda crisis es una oportunidad?

Personalmente no creo que esta frase hecha generalmente se use de forma correcta. La crisis es crisis y la oportunidad es oportunidad. No son términos intercambiables. La oportunidad de tener una pareja, no es lo mismo que una crisis de pareja. Muchas veces se sostiene que la crisis es positiva porque obliga a las personas a salir de su zona de confort, reinventarse y aprender cosas nuevas. Pero la crisis genera emociones negativas, obliga a reaccionar bajo presión y no potencia una creatividad de valor.


Una de las reacciones más atípicas a esta reciente crisis mundial es el movimiento YOLO en inglés “you only live once”, “solo se vive una vez”. Las personas que la siguen, en vez de buscar una estabilidad laboral, que quizás sería lo obvio, viendo la destrucción de empleo que ha habido, renuncian y rechazan esta posibilidad a cambio de la búsqueda de nuevas experiencias financieras, de forma más libre y personal, que pueda ofrecer a largo plazo, una estabilidad que no tenga dependencia con un jefe / empresa de otro.

Que haya emprendedores es fantástico para la sociedad, pero que estos lo sean, como respuesta a un mal año, no es la mejor opción. Es importante entender que cualquier emprendimiento que uno quiera llevar a cabo requiere tiempo, paciencia y dedicación.

Existen trabajadores, que después de estar un año encerrados y habiendo obtenido ahorros, buscan vivir el presente, arrancar un nuevo negocio, convertir aquel pasatiempo en una actividad rentable de tiempo completo, o dedicarse finalmente a escribir el tan soñado libro o guion para una película. Otros se resisten a la orden de sus jefes de volver a la oficina y amenazan con renunciar si no los dejan trabajar dónde quieren y cuándo quieren.
Todos hemos tenido un año para evaluar si estamos viviendo la vida que queremos vivir, pero la tendencia YOLO, solo es apta para aquellas personas que disponen de un colchón financiero y que por titulación, experiencia y conocimiento puedan regresar al mercado laboral. Este movimiento empuja a no pensar, ni planificar el futuro y a gastar más de lo que se tiene. No cualquiera puede permitirse dejar de lado la cautela.

La generación que más se ha lanzado a este cambio es la Millennial. Uno de los motivos sería que, al estar percibiendo salarios bajos, no tienen miedo a realizar este cambio. El problema es que esta generación no destaca por tener grandes ahorros. Otro de los factores es que, con tanto teletrabajo, a los más jóvenes les ha hecho sentirse más lejanos y menos vinculados a la empresa.

Sea una posición individual acertada o no, las empresas no pueden dejar de tomar buena nota, y redoblar sus esfuerzos y su conocimiento de las motivaciones de esas generaciones jóvenes tan disruptivas a todos los niveles, para no perder ese valioso talento en sus organizaciones.
De hecho, algunas empresas como LinkedIn, Twitter, Credit Suisse o Houlihan Lokey, han regalado vacaciones pagadas, días libres extra, bonos de calidad de vida, etc. Para vincular a sus empleados y ayudar así a superar los efectos de la pandemia.