Los anglicismos en el work

Los anglicismos en el work

Esta semana en un coffee break coincidí con uno de mi staff y hablamos sobre un email que he recibido de un head hunter.

¿Os suena raro?
Pues seguramente, no.

La globalización e internacionalización de las empresas afecta también al lenguaje que utilizamos en el día a día. Y es que los anglicismos, que son préstamos lingüísticos del idioma inglés a otros idiomas, cada vez son más comunes en las organizaciones de los diferentes sectores productivos, siendo utilizados por ejecutivos, profesionales y colaboradores en general.
Saber el inglés del mundo laboral en el que nos movemos cada uno, permite controlar mejor nuestro trabajo, que la comunicación con los clientes internacionales sea más efectiva, que se faciliten las negociaciones y se mejoren las ventas y los beneficios de la empresa.

No se degrada el español por usar anglicismos: las lenguas son entes vivos, en permanente evolución, y es inútil tratar de ponerle barreres. Es cierto que algunas personas encuentran el uso excesivo de anglicismos laborales un poco rimbombante, aunque eso, como todo, va a gusto del hablante.

Por si lo necesitáis, aquí os dejo unas words

En un email podemos ver:

  • TBC. Cuando algo esta pendiente de ser confirmado (To Be Confirmed).
  • FYI. (For Your Information) y lo usamos cuando reenviamos alguna información que puede ser importante para el destinatario.
  • ASAP. Responde a la expresión ‘As Soon As Possible’, que significa simplemente ‘tan pronto como sea posible’.
  • Feel free. Literalmente significa ‘siéntete libre’. O sea, toma la iniciativa, propón o haz lo que quieras.

Con los compañeros/as puedes hacer:

  • Un Break que es un descanso del trabajo, como por ejemplo tomar un café.
  • Afterwork. Que es alguna actividad después del trabajo, como ‘la caña de después del curro’ de toda la vida.
  • Una Meeting, que no es ni más ni menos, que una reunión.
  • Ser parte del mismo staff. Termino que se usa para hablar del equipo de trabajo o de la plantilla de trabajadores.
  • Hablar con el CEO o lo que es lo mismo, el jefe ‘Chief Executive Officer

Y algunas más genéricas como:

  • El SEO (Search Engine Optimization), el proceso que pretende mejorar la visibilidad de un sitio web tras optimizar (optimize) su contenido mediante palabras clave (key words).
  • El ‘Win win’, que es un concepto hace referencia al ánimo de ganar, de que un proyecto salga bien y todas las partes (empresas, distribuidoras, etc. implicadas) salgan beneficiadas.
  • La fecha límite para enviar un encargo es la Deadline.
  • El informe sobre un proyecto que se le entrega al jefe es un Report.
  • El Target, en términos generales, se refiere al grupo de personas o consumidores (mercado objetivo) al que se dirige una campaña, producto o servicio.
  • Una cooperación colectiva llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos, es un Crowdfunding
  • El Know How (saber cómo), que se refiere a la experiencia que posee un trabajador, es decir, al conocimiento o habilidad alcanzada a través de los años de práctica.
  • Lo que siempre se ha conocido en España como externalización, ahora resulta que se dice outsourcing.
  • El Engagement, que alude al nivel de ‘compromiso’ o ‘fidelidad’ que tiene el cliente con la marca.
  • Literalmente sonaria raro decir “cazador de cabeza”, però el Head Hunter se trata de un especialista que busca y selecciona a profesionales de primer nivel.
  • Un Business Plan, es otra forma de referirse al ‘plan de negocio’.

La importancia de desaprender

La importancia de desaprender

La frase “Los analfabetos del siglo 21 no serán aquellos que no sepan leer ni escribir sino aquellos que no sepan desaprender.“ de Alvin Toffler es perfecta para abrir este artículo.

¿Cuántas veces habéis escuchado la frase “Esto siempre se ha hecho así”?

Lo que tú haces, lo que hace bien, lo que hace que destaques , lo que has aprendido…. te da confianza y protección, pero al mismo tiempo es tu principal limitación frente a un proceso de cambio.

Desaprender no es lo contrario de aprender. Consiste en replantearte lo que hasta este momento se ha considerado inmutable. Supone plantearse de forma crítica lo que hemos aprendido. Quizás haya conceptos que olvidar o renovar aquellos que se hayan quedado obsoletos. Esto es, romper con los automatismos heredados y asimilar nuevas competencias.

Desaprender y volver a aprender es cultivar la cultura del esfuerzo, es asumir que somos seres con capacidad para replantearnos lo que nos enseñan y para aplicar la innovación en nuestra formación y en nuestro trabajo.

Hay cambios a nivel mundial que nos afectaran a todos:

  • La digitalización transforma el comercio, el turismo, la prensa, la música, la banca, la industria, la Administración.
  • La robotización provoca pérdidas de puestos de trabajo y no solo en las fábricas. Aunque la tecnología, al final, crea más empleo del que destruye.
  • La inteligencia artificial de la plataforma Watson revoluciona el mundo jurídico, y el software predictivo.

Lo complicado será cambiar nuestros hábitos para adaptarnos a los cambios que ya están aquí y que, nos guste o no, van a continuar produciéndose a un ritmo vertiginoso
Hay estudios que indican, que el 65% de los niños que hoy comienzan Primaria trabajará en puestos que no existen.

Y es que hay profesiones que no existían hace diez años hoy se demandan cada vez más: desarrolladores de apps, gestores de redes sociales, conductores de Uber, ingenieros de equipos electrónicos autónomos, especialistas en ciberseguridad, profesores online, etc
Y modelos de negocios como compartir casa (Airbnb), taxis sin chofer (Waymo) o los repartidores a domicilio a voluntad ( Glovo) que en el 2000 eran impensables.

Si no somos capaces de “reaprender” y adaptarnos a los nuevos tiempos estaremos perdiendo oportunidades. Porque recuerda que, nada es para siempre

Por último os dejo con una frase tan cierta como graciosa: “La forma más rápida de convertirse en un perro viejo es dejar de aprender trucos nuevos” John Rooney

Absentismo laboral

Absentismo laboral

Empecemos por definirlo. Según la RAE, el absentismo se define como “Abstención deliberada de acudir al lugar donde se cumple una obligación” y “Abandono habitual del desempeño de funciones y deberes propios de un cargo”.

Los principales tipos de absentismo son:

  • Presencial: Es cuando a pesar de estar en su puesto de trabajo el trabajador dedica parte de su jornada laboral a realizar tareas que no son propias de la misma, como por ejemplo tareas personales.
  • Justificado: Es cuando el trabajador no acude a su puesto de trabajo de forma justificada y tras avisar a la empresa de las causas de su ausencia. Dentro esta categoría se incluyen las vacaciones, las enfermedades, bajas,  etc…
  • Absentismo sin justificación ni aviso: Consiste en no avisar a la empresa de que se va a faltar y el motivo por el cual hacerlo y por tanto sin su autorización.

¿Cuáles son Consecuencias del absentismo laboral? Pues son muchas i en diferentes ámbitos:

Para el trabajador:

  • Reducción de ingresos debido a sanciones e incluso al despido de forma justificada
  • Perdida del hilo del trabajo que conlleva una disminución de la productividad.
  • Mal ambiente laboral con los compañeros.

Para la empresa:

  • Supone un aumento de los costes laborales para la empresa, debido a las ausencias del trabajador.
  • Empeoramiento del clima laboral.
  • Descenso de la productividad y competitividad

Para la Seguridad Social:

  • Aumento del gasto sanitario por enfermedades que no son reales.
  • Saturación en la Seguridad Social provocando deficiencias en el servicio.

Según el informe del absentismo de Adecco 2018:

“La tasa de absentismo repunta en el último año hasta el 5%, es decir, crece un 21% desde 2014, lo que la sitúa en nuevo máximo histórico. Hasta entonces, el máximo se alcanzó en 2007, cuando era del 4,95%”

“El absentismo es un fenómeno social, económico y laboral que afecta de manera directa a nuestra sociedad y a nuestro sistema productivo y sanitario. Esta práctica ha supuesto durante el último año un coste total que asciende a 76.449,53 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,58% interanual”

El absentismo se produce por 3 motivos:

  • La cultura laboral. “Para no ir a trabajar un día, no pasa nada.” Básicamente no somos conscientes y quizás no queremos serlo, de lo que conlleva este pensamiento
  • La situación de la económica en general, como hemos podido ver en los datos del informe, el % de absentismo, va paralelo a las condiciones del país. Es decir, que en épocas de crisis el absentismo se reduce por el miedo de los trabajadores a perder su trabajo y en las épocas de recuperación las ausencias injustificadas al puesto de trabajo aumentan.
  • El aumento de contratos indefinidos y la sensación de que el trabajador se encuentra más respaldado para proteger su empleo.

¿Qué pueden hacer las empresas al respecto?

Por una parte prevenir. Dando buenas condiciones de trabajo que eviten al máximo posible las bajas y ofreciendo motivación laboral, para aumentar el vínculo del trabajador con la organización.

Por otra parte corregir. Controlando muy bien los horarios, controlando de los partes médicos y de las mutuas, contratando, si hace falta un servicio de investigación al respecto.

Y si es mejor prevenir o corregir… pues eso dependerá en cada caso. Pero sería ideal que cada empresa hiciera una valoración lo más aproximada posible del coste del ausentismo e incluso debería hacerlo para cada unidad autónoma de la misma. Este ejercicio es necesario para saber cuánto dinero pierde y sacar conclusiones para invertir en reducir el ausentismo laboral.

¿Por qué no hay más emprendedores?

¿Por qué no hay más emprendedores?

Dos noticias positivas.

Nuestra Tasa de Actividad Emprendedora (TEA), que mide las iniciativas con menos de tres años y medio en el mercado, ha superado por primera vez en ocho años el umbral del 6 %, acercándose a cifras anteriores a la crisis (en 2007 estaba en 7,6 %). Ha aumentado un punto respecto al 2017, pasando del 5,2 % al 6,2.

Nuestros emprendedores están por encima de economías como la alemana (5,3 %), francesa (3,9 %) o italiana (4,3 %).

Dos noticias negativas.

Así, aunque estos datos son positivos, estamos casi dos puntos por debajo de la media europea del 8,1 %.

Un estudio publicado por Educa 2020 y la Fundación Axa ponía de manifiesto una realidad muy preocupante para nuestra economia. Hasta el 25,2% de los universitarios quieren tener un empleo público, frente al 22,6% que prefieren trabajar en una multinacional y al 18,8% que sueña con montar su propio negocio.

https://www.axa.es/documents/1119421/134089346/E2020+Secundaria+Presentaci%C3%B3n+Espa%C3%B1a.pdf/53302f98-cd6d-cff4-3ddc-10a3b2ec812e

¿Cuáles son los motivos?

1) Alto coste para emprender. La cuota de autónomo mensual en comparación con otros países de la Unión Europea, no es precisamente una cuota económica. En España se paga cada mes en torno al 29% de la base de cotización que se haya elegido. Teniendo en cuenta que la mayoría de autónomos , más del 80%, escoge la base mínima de cotización de 919,80 euros al mes, la cuota de autónomo en 2018 asciende a 275 euros mensuales. España es el país que peor se posiciona de todo nuestro entorno en la UE para abrir un nuevo negocio. Por delante se encuentran países como Macedonia, Letonia o Georgia, según el índice elaborado por el Banco Mundial, Doing Business.

2) Burocracia. Para crear una empresa se puede llegar a tardar varias semanas cuando para darse de alta en el paro se tarda 1 día.
Independientemente de la actividad, hay algunos trámites que debes realizar antes de comenzar con tu actividad:

• Con Hacienda: declaraciones previas, alta en el IVA e Impuesto de Actividades Económicas (IAE), declaración censal de inicio de actividad y obtención del CIF (si constituyes una sociedad).

• Con el Registro Mercantil: inscripción de la sociedad, en el caso de constituirla.

• Con la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS): inscripción del empresario en el Régimen de Trabajadores Autónomos (RETA), inscripción de la empresa, alta de empleados.

• Notaría: aún es imprescindible que si constituyes una sociedad, vayas en persona a la notaría para firmar las escrituras así como para algunos trámites si eres autónomo.

• Desde el momento cero en que se empieze la actividad, hacer frente a tributos o impuestos.

3) Flujos de caja negativos por devolución de IVA : tanto autónomos como empresas tienen que hacer una devolución de IVA (en caso de que haya un saldo positivo de ingresos y costes de IVA) incluso si gran parte de las facturas no se han cobrado todavía

4) Miedo al fracaso. La principal diferencia entre la cultura empresarial española y la americana reside en la actitud frente al fracaso. En España el miedo al fracaso nos paraliza, se asocia a la pérdida de oportunidades, lo vemos desde un punto de vista trágico, es una sombra en el currículum que no es fácil de evadir. En Estados Unidos el fracaso se asocia a la apertura de nuevas oportunidades, se considera un motivo para generar cambios e innovar. Además, ¡puede suponer hasta una ventaja en tu historial profesional!

5) Miedo al esfuerzo. Hay que sacrificarse mucho, pues los frutos no llegan al primer año, ni al segundo. Hay que contar con una bolsa de dinero para aguantar los primeros años invirtiendo, trabajando y esperando con paciencia. Los trabajadores por cuenta ajena, los asalariados, trabajan una media de 36,5 horas semanales. Mientras tanto, los trabajadores por cuenta propia lo hacen hasta lo hacen 45,1 horas, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

6) Falta de formación y promoción del emprendedor: existe mucha formación en universidades para crear futuros ejecutivos pero se encuentra muy poco o nada para la educación de futuros emprendedores. Eso provoca que El 80% ( ocho de cada 10) de las de las startup fracasen el primer año de creación. De las dos que habían conseguido sobrevivir, una de ellas (el 50%) habrá desaparecido durante el año siguiente.

¿Has alcanzado el éxito empresarial?

¿Has alcanzado el éxito empresarial?

Espero sinceramente, que ya hagamos superado la época en que el éxito de un empresario me medía por el coche que utilizaba, los metros cuadrados de su casa de la playa o lo que se gastaba cada día en el restaurante.

Obviamente el factor económico es clave para el desarrollo de una empresa, pero cuando se inicia un proyecto hay sueños, ilusiones, mucha energía, que no solo se puede medir con euros.  La cuenta bancaria, tener clientes de renombre, salir en los medios de comunicación, ¿realmente llena? Un empresario que gane muchos millones pero que no pueda jugar con sus hijos o tomar una cerveza con un amigo, ¿es feliz? ¿Podríamos decir que tiene éxito?

Antes de seguir, “Roma no se hizo en un día” al igual que una empresa, por lo general, no llega a la cima fácilmente.  Para que un proyecto no se coma la felicidad de un empresario deber tener en cuenta como mínimo estos 3 puntos:

  • Tener objetivos alcanzables y medibles. No ser realista conduce a la frustración, al estrés y a las malas decisiones.
  • Analizar las cifras de ventas o facturación en relación con la situación actual de la empresa, de la competencia y del mercado. Recuerda que no eres el único pez en el estanque.
  • Recibir feedback de los clientes y agentes del mercado. Escuchar lo que dicen de ti, te permitirá tener una visión más global de tu proyecto empresarial.

Volviendo al tema, creo que pocas cosas, pueden hacer sentir mejor a un empresario que haber:

  • Inventado algo nuevo. Un nuevo producto o servicio que se venda y de un valor añadido inexistente en el mercado, hasta ese momento.
  • Hecho crecer un negocio de la nada.
  • No haberse rendido en los malos momentos y haber luchado.
  • Creado empleo con unas condiciones dignas, que permitan a los trabajadores tener calidad de vida.
  • Actuado de forma responsable con el medioambiente y la sociedad en general.
  • Pagado impuestos ( no es broma ) con los que se ha realizado inversión pública.
  • Sabido rodearse de profesionales que le hayan hecho la vida más sencilla.
  • Hecho sentir bien a los trabajadores, un elogio del jefe, llega muy lejos.
  • Trabajado en algo que se ama, porqué si no lo sientes, no se llega.
  • Aprendido de los errores y conseguir que el proyecto sea duradero en el tiempo.
  • Sido fiel a tus principios, haberte respetado a ti mismo y hacer lo correcto
  • Sabido mantener un equilibrio de vida, donde lo más importante (salud, familia y amor), siempre haya sido lo más importante.

Si te sientes identificado con alguna de estas frases, ¡felicidades! ¡¡Lo has logrado!! ¡¡Has alcanzado el éxito!!

¿Los trabajos perfectos existen? Bienvenidos al Job Crafting.

¿Los trabajos perfectos existen? Bienvenidos al Job Crafting.

¿Te has sorprendido alguna vez pensando cómo sería el trabajo de tus sueños?

El trabajo ideal y perfecto no existe, a todos nos gustaría cambiar, al menos algún aspecto, de nuestro trabajo, o no tener que hacer alguna de las tareas.

El término Job Crafting o construcción del trabajo, lo definimos como una metodología y/o herramienta de trabajo que nos permite diseñar nuestro puesto de trabajo de forma proactiva, adaptándolo a nuestra forma de trabajar.
Es una tendencia que surge en el ámbito de la psicología de los investigadores J. Berg, J. Dutton y Wrzesniewski (Universidad de Yale). Ellos señalan que la felicidad en el trabajo no depende tanto de las variables externas, sino más bien de las internas (significado que le doy al trabajo, actitud ante el trabajo, percepción del trabajo, hacia donde dirigimos el foco o atención en el trabajo).

Lo que busca esta técnica es detectar qué tareas nos hacen más felices realizar y cuales menos, qué necesitamos para realizar las tareas de una forma más entusiasta, cómo diseñar nuestra jornada laboral y nuestro trabajo focalizándonos en lo que nos aporta bienestar, desarrollando y poniendo en práctica microacciones que lo favorezca o nos aporten una dosis extra cuando tenemos que encarar tareas menos deseadas.

El paso previo antes de aplicarlo será tener consciencia de nuestra situación en el trabajo, conocer qué nvos gusta, en qué somos buenas, cuáles han sido nuestras mayores satisfacciones tanto en el terreno profesional como personal, con el objetivo de conocer nuestras pasiones, fortalezas y así definir los objetivos de nuestro plan de carrera profesional.

Para llevar a cabo esta acción se puede utilizar un análisis DAFO, un estudio de nuestro perfil por competencias, un análisis holístico vida profesional / personal / satisfacción, etc
Se trata de parar y dejar de hacer, para pensar en qué quiero hacer, qué hacer, cómo hacerlo, y en transformarlo en saber hacer

Las tres áreas del Job Crafting:

  • Task Crafting: en base a las aptitudes personales de cada profesional, se modifican las responsabilidades habituales adaptándolas a sus capacidades. De esta forma, se consigue optimizar la jornada laboral mejorando la productividad y reduciendo el esfuerzo y tiempo requerido en cada tarea. Un ejemplo de ello sería, asumir nuevas tareas, que requieran nuevas habilidades, para dejar atrás la monotonía del trabajo.
  • Relational Crafting: incide sobre la manera en la que los profesionales interactúan con las personas de su entorno laboral. Se consigue ser más consciente de los impactos positivos o negativos que se generan al comunicarse con los demás. Cuando hay una incidencia positiva, la satisfacción del trabajo mejora. Por ejemplo, un trabajador puede evitar establecer contacto con trabajadores problemáticos o tóxicos, de su alrededor.
  • Cognitive Crafting: hace referencia a cómo se perciben las tareas y las relaciones derivadas del trabajo. Ayuda a dejar de verlas como una labor prosaica, rutinaria y cerrada ante cualquier cambio potencial pasando a ser un campo abierto donde encontrar la satisfacción y contribuir a causas importantes. Un ejemplo de ello sería, un profesor que no ve su trabajo como dar una sesión técnica a sus alumnos durante unas horas, sino como la posibilidad de cambiar la vida o crear mejores futuros profesionales en una materia, un enfoque mucho más vocacional.

¿Qué es el Efecto Hawthorne?

¿Qué es el Efecto Hawthorne?

El término Efecto Hawthorne fue acuñado por Henry A. Landsberger en 1955. Y se refiere a un experimento que realizó el sociólogo, psicólogo y profesor de Harvard Elton Mayo entre 1924 y 1927, sobre las consecuencias en la productividad de las personas provocadas por alterar la iluminación de la sala de trabajo.

La historia
En la década de 1920 los fabricantes de componentes electrónicos y bombillas afirmaban que la luz eléctrica evitaba los accidentes, protegía la vista de las personas y aumentaba la productividad.
Elton Mayo y un grupo de especialistas en Hawthorne Works en una fábrica de la Western Electric a las afueras de Chicago, se decidieron a hacer diferentes experimentos que modificaron las condiciones de trabajo con el fin de determinar un escenario que lograra optimizar el rendimiento del personal.

El experimento
Dos grupos de operarios señalados para la prueba que hacían la misma operación en condiciones laborales idénticas fueron escogidos para la misma experiencia: un grupo de observación trabajó bajo intensidad de luz variable mientras que el grupo de control, que era el seleccionado, trabajó bajo intensidad de luz constante. Se pretendía conocer el efecto de la iluminación sobre el rendimiento de los operarios.

Los resultados mostraron una relación directa. A mayor iluminación, mayor productividad de los operarios, dejándose constancia de los resultados de las pruebas que parecían bastante razonables.

Pero las pruebas no terminaron allí, uno de los especialistas decidió hacer el experimento en sentido inverso; es decir, analizar la prueba de iluminación disminuyendo la intensidad de la luz. Para sorpresa de los que realizaban el experimento, se encontró que las condiciones de productividad no variaban y que los trabajadores igualmente seguían elevando su rendimiento personal, luego, se dedujo que la intensidad de la luz no afectaba el rendimiento personal.

Por lo tanto…. ¿qué era lo que estimulaba a los trabajadores?

La conclusión

Los trabajadores respondían por la atención que los jefes centraban sobre su esfuerzo. La percepción que tenía el operario de una mayor preocupación por parte de la dirección hacia ellos los motivaba, dando como consecuencia la respuesta de conseguir los resultados que la empresa esperaba: el optimizar el rendimiento.
Estos experimentos fueron los inicios de lo conocido hoy en día como psicología industrial. Al cabo de pocos meses se empezaron a evaluar cuanto debían durar las jornadas, si los descansos eran positivos, que motivaba los trabajadores, porqué la productividad humana no es constante y ayudaron a poner los cimientos de las condiciones laborales actuales.

La conclusión actualizada
Como empresa, es muy importante que se pueda ofrecer a los trabajadores las mejores condiciones a nivel de ergonomía, a nivel postural, con buena iluminación, bajo ruido y buena temperatura, etc
Pero también es muy importante, que el empleado perciba, que la organización está preocupada y que está actuando siempre, para ofrecer unas buenas condiciones laborales, solo así, el efecto motivador será real y los resultados excelentes.