Hábitos para una vida financiera personal sana.

Hábitos para una vida financiera personal sana.

Todos necesitamos dinero para poder tener un mejor nivel de vida, para poder invertir en una propiedad, para ir a cenar a buenos restaurantes, etc. Y luego hay gente, que porqué ha pedido el trabajo, porqué ha tenido una enfermedad o un gran cambio inesperado en la vida, realmente necesite el dinero para pagar sus facturas acumuladas.

Por desgracia, la mejor forma de tener ingresos es con mucho esfuerzo y entrega. Los atajos y las vías rápidas para obtener dinero fácil son muy escasos. Las cosas no suelen llegar por azar ni por generación espontánea. Y por mucho que te digan que se puede ganar dinero fácil y sin apenas esfuerzo, no te están diciendo toda la verdad porque ese tipo de cosas no ocurren casi nunca. 

De hecho, los que hacen ese tipo de promesas no pueden garantizar que vayas a conseguir dinero rápido. Por lo tanto, en este artículo no encontrarás nada con respecto a:

  • Ganar mucho dinero, trabajando des de casa, sin necesidad de formación y sin horario.
  • Ni ningún consejo sobre invertir en criptomonedas, la bolsa o fondos privados de capital.
  • Ningún negocio que no sea legal.
  • Cómo hacerte rico haciendo lo que te gusta. No ganarás dinero dedicándote a tus hobbies. Esto solo es posible si lo que te apasiona y te divierte, ofrece valor a otras personas y que, además, estas estarían dispuestas a pagar por ello.
  • Ni como ser influencer o embajador de marca.
  • Cómo retirarte antes de los 45 años.

Para mí solo hay dos formar de tener una vida financiera sana:

1) Trabajando y ganándote un sueldo.

2) Disfrutar de una herencia muy sustanciosa, que te permita invertir en valores seguros de rendimiento moderado.

Partiendo de la premisa que la mayoría no tenemos un pariente rico, solo nos queda trabajar y administrar lo mejor posible el salario.

Para hacerlo, aquí te dejo unos consejos:

  • Hacer una lista de todos tus gastos te ayudará a darte cuenta en qué estás gastando tu dinero y cuánto estás gastando. Si te cuesta trabajo, puedes ayudarte de la tecnología, pues existen aplicaciones móviles para anotar tus gastos.
  • Divide tus gastos en fijos y variables. Los gastos fijos son aquellos que te permiten sobrevivir; los gastos variables son los que se relacionan con tu estilo de vida. Hacer la diferencia entre unos y otros te ayudará a saber en qué actividades puedes evitar gastar dinero.
  • Plantéate cómo reducir, en lo que se pueda, tus gastos fijos. Gastar menos en los gastos fijos es posible, pues sólo debes hacerte consciente del uso que les das e identificar si puedes ahorrar un poco en ellos.
  • Prioriza la totalidad de tus gastos. Por ejemplo, nunca debes dejar de pagar tus gastos fijos por usar el dinero en tus gastos variables. De entre tus gastos variables, hay algunos que son más necesarios que otros.
  • Distingue entre los caprichos y las necesidades. Para evitar las compras por impulso o los gastos innecesarios, debemos tener muy claro cuáles son los caprichos y cuáles son las necesidades.
  • Crea un fondo de emergencias y prevé riesgos. Las emergencias pueden deshacer todas tus acciones para cuidar tu dinero. La mejor forma es prepararse para ellas.
  • No te sobre endeudes. Lo ideal es no endeudarse más allá de lo que se puede pagar
  • No te endeudes para cubrir otras deudas. Si ya tienes deudas, adquirir nuevas para pagar las viejas no es la mejor idea. Es cierto que existen métodos de consolidación o refinanciación, pero lo cierto es que deben ser las últimas opciones y deben estar acompañadas de un buen análisis de las implicaciones.
  • Paga los impuestos o multas. Asegúrate de reservar suficiente dinero para pagar y de que puedas hacerlo antes de la fecha límite. Esto te ahorrará dinero.

El cambio climático también amenaza a las empresas

El cambio climático también amenaza a las empresas

El aumento de la temperatura del planeta provocado por las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad del ser humano, están provocando variaciones en el clima que de manera natural no se producirían, este calentamiento global es la causa del cambio climático.
El impacto en el planeta, ya lo conocemos: aumento del nivel del mar, pero sequía y desertización en otros lugares, la proliferación de más olas de calor y la desaparición de los glaciares, mayor facilidad para que se produzcan incendios forestales y la desaparición de especies animales y vegetales por no poderse adaptar.
Las consecuencias del cambio climático afectarán a la ubicación, diseño, eficiencia, operatividad y marketing de los productos, servicios e infraestructura empresariales y es que la opción más cara y costosa para todos, es no hacer nada ahora ante el calentamiento global.
El cambio climático es, sin duda, uno de los principales retos estratégicos a los que deberán enfrentarse compañías de todo el mundo para proteger nuestro futuro y el del planeta. La Organización de las Naciones Unidas estima que el coste anual de los desastres naturales está entre 250.000 y 300.000 millones de dólares. Estos fenómenos, además, truncan o frenan el progreso de millones de ciudadanos. Aunque la sociedad en su conjunto tiene la responsabilidad de contribuir al desarrollo sostenible, las empresas desempeñan un papel capital en este objetivo. Su impacto en el bienestar colectivo e individual es clave: ayudan a mejorar la vida de las personas mediante los productos que ofrecen y los servicios que prestan; contribuyen al desarrollo económico y social; y su actividad tiene un efecto directo sobre el entorno y el medio ambiente.
Todas las empresas, pequeñas, medianas y grandes, prestadoras de servicio o elaboradoras de productos tienen su impacto en el cambio climático. Las principales áreas que afectan son: el consumo de energía eléctrica, el consumo de gas natural, GLP, y otros combustibles, la movilidad, la selección de proveedores y la gestión de los residuos. Y las medidas para corregirlas son invertir en eficiencia energética, el reemplazo de combustibles fósiles por renovables, consumir energías renovables, buscar una movilidad sostenible y la separación de residuos, para facilitar su reciclaje.

El cambio climático beneficiará a empresas relacionadas con:
1) Aseguradoras especializadas en indemnizar a afectados o asesorias en desastres naturales, para poder tomar medidas preventivas para minimizar los impactos de desastres naturales
2) Empresas de abastecimiento en agua potable, para poder asegurar el consumo humano
3) La agricultura o ganadería que busque ofrecer alimentos más nutritivos.
4) Las empresas relacionadas con energías renovables o verdes.
5) Los proyectos de economía circular, aumentando la productividad de los materiales y reduciendo los desechos.
6) Habrá mercados ampliados para productos médicos de enfermedades tropicales y relacionadas con el clima.

Pero muchas otras empresas pagaran muy pronto las consecuencias
1) Empresas ubicadas en zonas áridas que necesiten agua para su producción.
2) Empresas de bebidas que vean limitada la disponibilidad de agua para sus operaciones.
3) Empresas eléctricas que gastarán más presupuesto en mantenimiento de sus instalaciones debido a huracanes y los incendios forestales.
4) El aumento de las temperaturas afectará a zonas turísticas, que perderán comodidad y afectará al bienestar de los clientes.
5) Los bancos tendrán en cuentas las nuevas circunstancias, para elevar sus márgenes de préstamo de dinero a empresas que se crean en riesgo.

Por último y para reflexionar, una frase de Victor Hugo: “ Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha»

¿Por qué las mujeres ganan menos € que los hombres?

¿Por qué las mujeres ganan menos € que los hombres?

Mirando España en cifras de 2015 del INE  ( y es una pena que no esté más actualizado )…

http://www.ine.es/prodyser/espa_cifras/2015/index.html#29/z

ine

Se puede comprobar que a día de hoy, las mujeres de este país siguen cobrando menos que los hombres. Los motivos de diferencia salarial podrían ser qué:

  • las mujeres tienen más probabilidades de abandonar la fuerza laboral  ( por motivos familiares)
  • las mujeres negocian peor su sueldo
  • las muejres no ocupan un % amplio de los cargos directivos
  • y otros muchos “ motivos “ que NO tienen ningún sentido en 2016

Solo he encontrado un dato positivo y es el empleo público. Las cifras oficiales muestran que hay 2,54 millones de empleados públicos, y de ellos el 54% son mujeres, que cobran exactamente lo mismo que los hombres a igual trabajo.

Lamento esta vez, no haber podido dar una buena respuesta a la pregunta, pero creo, que el hecho de conocer los datos y reflexionar, ya es útil para poder hacer cambios, aunque sea a pequeña escala.