A ver si os suenan estas situaciones:

  1. Un jefe se acerca a la máquina de café los subordinados bajan el tono de voz o cambian de conversación.
  2. En una reunión, los empleados se sitúan lejos del director.
  3. Se rompe una amistad cuando alguien promociona y se convierte en jefe de su amigo.

En un estudio de la Harvard Business Review, se puso de manifiesto que más de la mitad de los CEO experimentan la soledad del mando, y muchos de ellos ven esta soledad como un obstáculo en el proceso de su toma de decisiones. Y no solamente son los CEO quienes padecen de aislamiento: cualquiera que tenga una posición directiva y que perciba su puesto de trabajo “sin colegas”, puede percibirla de manera aguda.

En la complicada labor de administrar empresas y gestionar equipos, los líderes pueden aparecer acompañados de otras personas, que los buscan, les obedecen, les sugieren ideas e incluso les adulan. Pero siempre llega el momento crucial de tomar las decisiones y allí, en ese punto, por más que intente ganar tiempo o evadirse, el directivo siempre estará solo y tendrá que asumir la responsabilidad de las consecuencias de sus decisiones.

El directivo debe inspirar cierta confianza, pero también tratar de hallar el difícil equilibrio entre la distancia y la proximidad con las personas que dependen de él. Aunque no deba trazar distancias artificiales o mostrarse superior a los otros, sí debe tener la prudencia y el tacto de marcar aquellas que le eviten despertar un perjudicial exceso de confianza en las personas a quienes dirige. Y esta capacidad es más imperativa en ciertas circunstancias excepcionales de la empresa, como los periodos de crisis o de incertidumbre, en las que se requiere un cierto nivel de sumisión y obediencia.

La imposibilidad de compartir determinadas informaciones con otros empleados puede convertirse, en cierta medida, en una fuente de incomprensión y, por tanto, de soledad. A veces, el jefe se ve obligado a adoptar una decisión basada en informaciones que sólo él, o muy poca gente, conoce.

Si des de un rol directivo, este aislamiento se convierte en un problema, porque se traduce en decisiones mal tomadas, fatiga, frustración, y una visión negativa de las cosas, existen tres buenas opciones para mejorar tu situación:

1) Organizar un comité personal de consejeros. El grupo debería estar formado por personas con las que puedas hablar abiertamente. Gente cuyo saber hacer admiras, y cuyo criterio respetas y te inspira confianza. La idea es poder disponer de tres a seis personas con quienes intercambiar ideas periódicamente, y debatir sobre tus temores y nuevos retos para adquirir una mejor perspectiva de lo que tienes entre manos. Y es importante que estas personas sean muy diversas, para que puedan aportarte diferentes enfoques.

2)  Buscar un grupo de “colegas”. Por ejemplo una asociación de directivos. Se trata de encontrar personas que están viviendo una circunstancia similar, y que quieran compartirla contigo. O si eres un nuevo empresario, busca una organización que aglutine personas con este perfil. Esta clase de contactos ayudan a aprender de los demás, y de sus progresos y dificultades.

3) Buscar un mentor o un coach, la opción con la que te sientas más cómodo. La ventaja del coach es que puedes tratar temas con una persona que no está directamente implicada en tus preocupaciones. La ventaja del mentor es encontrar a alguien con una experiencia útil para lo que haces. Esta persona te entenderá perfectamente porque ha estado antes allí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .