Cada persona reacciona diferente frente a las adversidades: algunos toman actitudes positivas, superan los obstáculos con valentía y sacan provecho de ello, mientras que otros se quedan estancados, prisioneros de recuerdos negativos durante mucho tiempo. Aquellas personas que logran recuperarse fácilmente, que aprenden de los problemas y mantienen un espíritu de esperanza frente a las adversidades se las consideran resilientes.
El término resiliencia tiene su origen en el campo de la Física, donde hace referencia a la capacidad de un cuerpo de recuperar su forma original después de un impacto o deformación.
La resiliencia en el trabajo sería esa capacidad que nos permite asumir de manera flexible las situaciones límite que se den en nuestro entorno laboral.
Con un ritmo laboral cada vez más frenético y en un entorno de incertidumbre y constantes cambios, los profesionales tienen que hacer frente, hoy más que nunca, a jornadas estresantes, problemas, imprevistos, novedades, que producen grandes picos de estrés y ponen a prueba nuestras capacidades.

La resiliencia está formada por dos factores: la capacidad de resistir ante la presión y la elaboración de comportamientos útiles y positivos para actuar en situaciones límites

Las personas resilientes tienen una serie de rasgos que los hacen diferentes a los demás. Los vamos a aplicar al ámbito de trabajo.
· En primer lugar, son muy conscientes de sus capacidades y de aquellos en lo que destacan. A la vez, conocen sus limitaciones y aquellas áreas en las que no están cómodos.
· Intentan rodearse de personas con una visión positiva de la vida
· Los obstáculos se los toman como una oportunidad para aprender y crecer.
· Son perseverantes.
· Tienen flexibilidad ante cambios: saben que los cambios y la evolución son algo necesario para mejorar.

¿Cómo ser resiliente en el trabajo?
· Ser conscientes de nuestras emociones, sobre todo en los momentos tensión. Si ignoramos los temores, jamás podremos tener una actitud positiva frente a ellos.
· Controlando el estrés y la incertidumbre.
· Ser flexible con las opiniones de los demás. Ser capaz de practicar la escucha activa nos evitará discusiones y malentendidos.
· Teniendo paciencia. El frenesí por obtener resultados a corto plazo hace que muchas veces tomemos decisiones precipitadas.

En contra de la creencia popular, la resiliencia no es una cualidad innata de cada persona. Por el contrario, se trata de una habilidad sensible a la experiència. ¿Cómo puedo mejorar mi resiliencia?

· Celebrar tus logros. Plantéate metas y objetivos realistas, divididos en tareas más sencillas. Revisa tu progreso cada día o cada semana y celebra tus logros. Felicítate por el progreso logrado. Creando este hábito aprenderás a enfocarte en las cosas positivas y no solo en los errores y fracasos.
· Intenta ver que los rechazos no son ataques hacia ti, y aprende algo de cada rechazo o error cometido. Utiliza los dasafíos para aprender y cultivar nuevas habilidades y escoge reaccionar bien ante los obstáculos que se te presentan..
· Cultiva una buena relación con tus compañeros. Pasarás gran parte de tu día con ellos, por lo que es clave crear una cultura de cooperación. No solo les ayudará a pasar mejor el día, sino que también podrán apoyarse en el otro cuando se presenten retos y obstáculos.
· Aprende a manejar el estrés y los cambios. Practicar el pensamiento positivo ante las situaciones de estrés te ayudará a cultivar la resiliencia y a ver las situaciones difíciles como oportunidades de crecimiento

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.