Seguro que conoces a dos personas que prácticamente cobran lo mismo, pero que no trabajan lo mismo. Y es que, la mayoría a día de hoy, cobramos por tiempo laborado y no por objetivos alcanzados o tareas realizadas.
La remuneración por desempeño es un tipo de retribución por el trabajo muy conveniente cuando el rendimiento se puede valorar. Es ideal en trabajos que son fáciles de medir y normalizados. Con este sistema se busca que haya una relación conveniente entre el rendimiento que se ha alcanzado y el salario conseguido. La retribución por desempeño busca premiar al trabajador en función a este factor, pero no sólo se debe valorar la cantidad de trabajo sino también la calidad, de esta manera se evita que el empleado realice el trabajo con prisas y en mayor cantidad pero dejando de lado la calidad.

¿Y cómo funciona? Pues lógicamente, dentro del salario otorgado a un empleado, debe existir un pago fijo que será entregado sin importar qué o cuánto haya hecho. Y sumado a éste, se dará otra parte dependiendo de objetivos o logros alcanzados siempre y cuando el resultado haya sido favorable. Lo que se intenta con esto, es pagar al empleado de acuerdo al valor que genere dentro de la empresa.

Existen empleados que pierden la motivación debido a que llevan mucho tiempo siendo recompensados de la misma manera y no tienen razones que les impulsen a mejorar su rendimiento. Esta remuneración ayuda a que los trabajadores estén más motivados y aumenten su productividad, básicamente querrán ver que su salario aumenta. Aunque la motivación podría venir por otros factores, no hay duda, que el económico siempre es una vía rápida para conseguirla.
Establecer este sistema hará que se atraiga talento a la organización. Los empleados más exitosos y mejor cualificados querrán trabajar en una empresa en la que puedan demostrar que son valiosos y así poder obtener un mejor sueldo. Así pues, los sistemas de retribución variables son una excelente manera de retener a tus trabajadores más cualificados y atraer a los mejores talentos.
Es una forma muy rápida de ir solucionando problemas, debido a que esta compensación focaliza la atención de los empleados en las prioridades de la empresa y esto permitirá impulsar el negocio.

Pero como en todos los sistemas de remuneración no todo puede ser perfecto, y por lo tanto también existen inconvenientes cuando se aplica la retribución por desempeño
Uno de los principales inconvenientes que presenta es la rivalidad que puede generarse a nivel individual entre los empleados. Todos querrán ser los mejores y cobrar más que el otro, por lo que el ambiente laboral en muchas ocasiones puede verse afectado. También puede comprometer el trabajo en equipo, creando rivalidades entre departamentos y generar una competencia insana entre trabajadores.
Otro inconveniente de este modelo es que es difícil no caer en la subjetividad en el momento de medir el rendimiento de un empleado. Si no se consigue trazar un plan de compensación por rendimiento que evalúe a los empleados de una forma justa y objetiva, este método puede llegar a ser contraproducente.
Y en cierto modo, también se debe pensar si interesa tener empleados que solo se centraran en conseguir recompensas.

Dan Seligman, columnista de la revista Forbes. dijo una vez que “Un aumento de sueldo es como un Martini: sube el ánimo, pero sólo por un rato.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.