La frase “Los analfabetos del siglo 21 no serán aquellos que no sepan leer ni escribir sino aquellos que no sepan desaprender.“ de Alvin Toffler es perfecta para abrir este artículo.

¿Cuántas veces habéis escuchado la frase “Esto siempre se ha hecho así”?

Lo que tú haces, lo que hace bien, lo que hace que destaques , lo que has aprendido…. te da confianza y protección, pero al mismo tiempo es tu principal limitación frente a un proceso de cambio.

Desaprender no es lo contrario de aprender. Consiste en replantearte lo que hasta este momento se ha considerado inmutable. Supone plantearse de forma crítica lo que hemos aprendido. Quizás haya conceptos que olvidar o renovar aquellos que se hayan quedado obsoletos. Esto es, romper con los automatismos heredados y asimilar nuevas competencias.

Desaprender y volver a aprender es cultivar la cultura del esfuerzo, es asumir que somos seres con capacidad para replantearnos lo que nos enseñan y para aplicar la innovación en nuestra formación y en nuestro trabajo.

Hay cambios a nivel mundial que nos afectaran a todos:

  • La digitalización transforma el comercio, el turismo, la prensa, la música, la banca, la industria, la Administración.
  • La robotización provoca pérdidas de puestos de trabajo y no solo en las fábricas. Aunque la tecnología, al final, crea más empleo del que destruye.
  • La inteligencia artificial de la plataforma Watson revoluciona el mundo jurídico, y el software predictivo.

Lo complicado será cambiar nuestros hábitos para adaptarnos a los cambios que ya están aquí y que, nos guste o no, van a continuar produciéndose a un ritmo vertiginoso
Hay estudios que indican, que el 65% de los niños que hoy comienzan Primaria trabajará en puestos que no existen.

Y es que hay profesiones que no existían hace diez años hoy se demandan cada vez más: desarrolladores de apps, gestores de redes sociales, conductores de Uber, ingenieros de equipos electrónicos autónomos, especialistas en ciberseguridad, profesores online, etc
Y modelos de negocios como compartir casa (Airbnb), taxis sin chofer (Waymo) o los repartidores a domicilio a voluntad ( Glovo) que en el 2000 eran impensables.

Si no somos capaces de “reaprender” y adaptarnos a los nuevos tiempos estaremos perdiendo oportunidades. Porque recuerda que, nada es para siempre

Por último os dejo con una frase tan cierta como graciosa: “La forma más rápida de convertirse en un perro viejo es dejar de aprender trucos nuevos” John Rooney

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s