Ford era todo un personaje, era uno de esos tipos al que no se les resistía nada y conseguía todos sus objetivos.

Nacido en una granja, todo indicaba que su futuro sería convertirse en agricultor, pero su fascinación por las máquinas le llevo a querer saber y trabajar en el sector de las máquinas de vapor y la electricidad.
Hacía 1896, su principal objetivo era no volver a trabajar para nadie más y abrir su propio negocio de fabricación de autos de carreras. Sus dos primeros intentos fracasaron, hasta que en 1903 fundó Ford Motor Company.
Hasta la llegada de Ford al mundo empresarial, el automóvil era un bien reservado a unos pocos privilegiados. Su producción, lenta y costosa, era lo más parecido a un proceso artesanal.

En esta realidad, llegó su revolución. Los principales aspectos del cambio realizado por Ford fueron:

  • La cadena de montaje. De la fabricación individual, realizando cada coche uno por uno, se pasó a la fabricación de coches en serie en la cadena de montaje.
  • La calidad. El uso de la estandarización en los métodos de trabajo permitió lograr unos niveles altos y homogéneos de calidad.
  • Los precios menores. La forma de trabajo facilitó el aumento de la productividad, traduciéndose en poder ofertar los coches a unos precios sensiblemente más bajos, lo que a su vez permitió el aumento del volumen de ventas.

La línea de montaje, que se convirtió en el modo de producción característico de esos años, con el tiempo se aplicó prácticamente para todo, desde artefactos eléctricos y mecánicos hasta comestibles y textiles. Gracias a esto, mejoraron las condiciones laborales en las fábricas, aumentaron los puestos trabajo y los salarios, contribuyendo a la consolidación de una pujante clase media y al crecimiento y modernización de las ciudades.
Además, para combatir la repetición del trabajo que suponía, su sistema de producción y su falta de costumbre en esa época, decidió que sus empleados debían tener un sueldo por encima de la media. Eso no solo hizo que tuviera a los mejores profesionales del momento, sino que además, permitió a todos estos trabajadores poder acceder a comprarse un coche, aumentado así sus ventas y pudiendo, por economía de escala, bajar aún más sus costes. Sin duda, un genio y un visionario.
Algunas frases de Henry Ford:

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”.
“El fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito”.
“El secreto de mi éxito está en pagar como si fuera pródigo y vender como si estuviera en quiebra”.
“Imposible significa que no has encontrado la solución”.
“La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos”.
“Los hombres superficiales creen en la suerte y las circunstancias. Los fuertes creen en las causas y sus efectos”.
“Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta”.
“Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan”.
“Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá sea ésta la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen”.
“Si hubiera preguntado a mis clientes qué necesitaban, habrían dicho un caballo mejor”.
“A ningún hombre debe obligársele a hacer el trabajo que puede hacer una máquina”.
“Calidad significa hacer lo correcto cuando nadie está mirando.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s