Toda empresa busca satisfacer la necesidad de sus clientes con un producto o servicio, en el cual pueda aportar valor añadido y pueda generar retorno de inversión y si se puede beneficios.

Viendo esta definición, si pensase en clave de marketing, diría que el poder es del cliente. Pero hoy quiero hablar del poder interno, de quien y porqué tienen poder en una empresa.

El poder es una herramienta que, dependiendo de cómo se utilice, puede dar lugar a cualquiera de los resultados positivos o negativos de una organización
Existen distintas clases de poder estandarizadas:

  • Poder legítimo. Lo ostentan los altos cargos, porque el derecho de ejercer la autoridad.
  • Poder de referente. Se presenta en los responsables cuyos subordinados se identifican con ellos o los imitan. Los ejecutivos cuya conducta muestra competencia, equidad, honradez, y otras virtudes pueden ser modelos para sus subalternos.
  • Poder de experto. Los directivos cuyos colaboradores ven como personas con conocimientos que puedan ayudarles a satisfacer sus necesidades, poseen esta clase de poder.
  • Poder coercitivo y/o premiador. Este poder lo tienen los cargos que pueden imponer multas o sanciones y a la vez, pagar pluses o asignar aumentos.

Pero hay otras formas de tener poder:

  • Tienen poder los cargos intermedios que tienen acceso a información confidencial, debido al uso que pueden hacer de ella.
  • También lo tienen las personas que son las únicas que hacen su trabajo o las que no tienen sustituto.

Y hay otras formas aún peores de conseguirlo, por ejemplo:

  • Las personas que solo se dedican a halagar al jefe para estar cerca de él.
  • Los cargos intermedios que colocan gente de su confianza (enchufados) para tener más soporte en su gestión.

Sea como sea, el poder tiene un aspecto ético importante que no se puede soslayar. Debe cumplir tres características:

  • El poder debe tener como propósito principal el beneficio de todas las partes. Es decir debe ser utilizado para el bien común y no sólo para alcanzar intereses propios.
  • El poder se debe ejercer sobre la ley y el orden, es decir se debe respetar todos los derechos humanos y de la persona, como la privacidad, la libertad de expresión, entre otros.
  • El poder debe ser ejercido de manera justa para todos. Esto se refiere a que los beneficios de unos miembros de la organización no serán obtenidos a costa de los demás.

Si estas premisas no se cumplen, tiene un problema en su organización

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s