En este post vamos a hablar de cómo tomar decisiones difíciles de la mejor manera posible.
Sin casi darnos cuenta todos los días tomamos muchas decisiones. Decidimos qué vamos a tomar para desayunar, qué método de transporte vamos a utilizar para ir al trabajo, qué programa vamos a emplear para hacer ese informe, qué tareas vamos a realizar cuando volvamos a casa, etc…

Cabe tener en cuenta:

· Casi nunca existe solo blanco o negro. Date cuenta de que la mayoría de las veces puede haber muchas opciones intermedias.
· Acepta que a lo largo de tu carrera, tendrás que tomar decisiones difíciles. Y es inevitable que una decisión complicada, te lleve a otra decisión complicada.
· Deja de buscar la decisión perfecta. La decisión perfecta no existe. Busca la decisión correcta.
· Si te ha costado tomar una decisión entre varias opciones, lo más probable que todas fueran válidas.
· Convéncete de que no pasa nada por equivocarte. Que si un día te das cuenta de que has metido la pata seguro que también podrás hacer algo. Aprender de ello
· Que algo sea complicado, no quiere decir que sea importante. Por suerte, muy pocas decisiones en la empresa son tan importantes que todo dependa de ello.
· Entiende que nada es permanente. Aprende a mirar tus decisiones como algo que estás eligiendo en ese momento y que no significa que mañana puedas elegir todo lo contrario.
· Y por último, confía en ti. Para poder decidir necesitas confiar en ti y saber que eres perfectamente capaz

A continuación dejo 2 técnicas, muy simples…que…por algo se empieza.
1)
Tira un dado: de 1-3 te irás con opción 1, de 4-6 con opción dos.
O tira una moneda: cara para la opción 1, cruz para la opción 2.

Si al ver el resultado estás decepcionado, sabes que en el fondo la otra opción te gusta más y te quedas con ella.
A lo mejor esta forma de tomar una decisión no suena muy sofisticada, pero es eficiente y te ahorrará muchos quebraderos de cabeza.

2)
Toma papel y lápiz e identifica exactamente la situación y la decisión que tienes que tomar.
Ya identificada la situación, dibuja dos columnas, en la primera vas a colocar como título “ventajas” y en la segunda “desventajas”.

Por último analiza y responde:
¿Que es lo peor que me puede pasar si decido ?
¿Que es lo mejor que me puede pasar ?
¿Me compensa asumir el riesgo por esas ventajas?

En esté tercer paso se trata de ver que es lo que más conviene para ti, evaluando los riesgos.
El objetivo es tener claro todos los posibles escenarios, y prepararnos para ellos sea cual se la decisión que tomemos.
Yo soy de las que pienso que el que no arriesga no gana, pero también pienso que si mides el riesgo puedes hacerlo o no.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s