Nunca ha sido tarea fácil despedir a un empleado. Con la tasa de paro actual y las condiciones generales, aún es más difícil, pero hay situaciones, en las que no hay alternativa posible.

El empleado, por norma general, al recibir esta noticia pasa por los estados de negación, enojo, tristeza y suplica ( y no por este orden ).

Aquí describiré unos consejos para realizar esta tarea con el mínimo coste personal:

  • Nunca comunicar la decisión a otro empleado antes que al afectado. Parece lógico, pero el más mínimo comentario previo podría dificultar mucho el proceso.
  • Es mejor comunicarlo en un sitio discreto, tranquilo y a poder ser, cerca de la salida del edificio, porque si el empleado quiere irse directamente, no deba caminar delante de sus ex compañeros.
  • El mejor momento es al final del día, cuando hay menos gente en la empresa y se podrán evitar rumores y comentarios
  • Dedícale su tiempo justo. Esta dura conversación no debería durar más de 15 minutos.
  • Ve directo al mensaje que quieres transmitir, no te andes con rodeos, ni excusas, ni alabanzas. Se objetivo, explica los motivos de la decisión y mantente firme
  • Evita frases clichés que pueden sonar hipócritas como: “ha sido muy difícil para mi tomar esta decisión” o “se como te sientes al respecto”

Hay una frase muy común en gestión de recursos humanos que dice :

“Nunca nadie consiguió un ascenso porque despedía muy bien. Sin embargo, su carrera puede verse perjudicada si no trata a la gente de una manera digna”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s